8-Herraje Correctivo de Deformidades Angulares.

Herraje Correctivo de deformidades Angulares.

caso8.1

 

 

 

 

En este caso se describe el tratamiento en un potro de deformidad angular vara en extremidades anteriores y asociado un defecto de “barrido por el viento” en las extremidades posteriores, que se realizó mediante herraje ortopédico correctivo aplicando a modo de prótesis, extensiones fabricadas a medida con pvc y fijadas con un polímero.

Las Deformidades Angulares, conllevan una desviación lateral o medial del miembro, éstas pueden ser congénitas o adquiridas son frecuentes en potros principalmente las del carpo y pueden ocasionar defectos de Valgus o Varus y combinarse con Valgus o Varus del menudillo.

1.             Valgus Cuando el ángulo entre el radio y el metacarpo es inferior a 180º en la cara lateral (cóncava) .

2.             Varus Cuando el ángulo es superior a 180º en la cara lateral (convexa).

CASO 8.3

El Varus de Carpo es mucho menos frecuente, presentando una mayor dificultad para su tratamiento ortopédico con una respuesta menos favorable en casos severos, en la que requerirá tratamiento quirúrgico.

El objetivo del herrado terapéutico es intentar disminuir el exceso de fuerzas que se están produciendo en el lado que está sometido a la compresión de la placa de crecimiento, intentando estimular el crecimiento correctivo fisiológico.

Hay que tener en cuenta que existen deformidades que no se pueden mejorar y que sólo podremos estabilizar impidiendo su proceso degenerativo.

El caso que nos ocupa es el de un potro de dos días de vida y de gran tamaño que acude al Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Complutense de Madrid, mostrando signos de inmadurez y que en el examen físico presentaba una desviación angular de Varus en las extremidades anteriores en carpo y menudillo como se puede observar.

CASO 8.2

Pero lo curioso del caso es que este potro además tenia asociado un defecto de conformación denominado “barrido por el viento” en las extremidades posteriores, no se trata de un caso muy común y se relaciona con problemas nutricionales o alteraciones en la posición del feto en el útero de la yegua. Como se puede apreciar el potro tiene curvadas las extremidades en la misma dirección como si el viento las hubiera empujado, (de ahí su denominación).

CASO 8.4

La curvatura de las extremidades hacia la derecha implica que la extremidad posterior izquierda llega al suelo con un apoyo en la zona medial (interna) del casco teniendo un buen pronostico con el tiempo, sin embargo la extremidad posterior derecha llega al suelo con apoyo en la cara lateral (externa) del casco con varus del menudillo provocando un giro a cada paso con desviación de la cadera y el dorso, este defecto tiene un mal pronostico de no ser corregido ya que el desarrollo del potro implica un aumento del peso y un mayor desequilibrio y desviación de esta.

CASO 8.5

Una vez reunido junto al equipo de veterinarios y realizadas las valoraciones anatómicas y biomecánicas oportunas sobre el potro, se optó por realizar un herraje correctivo aplicando extensiones mediante un zapato ortopédico similar a otros existentes en el mercado.

Para ello y según mi experiencia en otros casos, prefiero moldear con calor material de p.v.c fabricando para cada caso y a medida los modelos y extensiones que necesito según las necesidades del problema, pegando y reforzando éstos con algún polímero de los existentes en el mercado.

En ambas extremidades anteriores se colocaron extensiones laterales intentando disminuir así el exceso de fuerza que se produce en el lado comprimido (cara medial) de la placa de crecimiento del carpo favoreciendo una carga más axial del peso.

CASO 8.6
CASO 8.7

En la extremidad posterior derecha, que es la que presentaba la desviación vara del menudillo, se colocó una extensión lateral más prolongada caudalmente para dar apoyo y evitar el movimiento de rotación del pie hacia el interior cuando caminaba.

  • CASO 8.8
  • CASO 8.9
  • CASO 8.10
  • CASO 8.11

Durante la semana siguiente se combinó la corrección con la realización de ejercicio controlado consistente en pasearlo de la mano dos o tres veces al día durante 10 minutos; al cuarto día fueron reforzadas y ampliadas las extensiones laterales de las extremidades anteriores para aumentar progresivamente el grado de palanca. Un detalle muy importante es que en ningún momento el potro se encuentre en una cama profunda ya que quedaría sin acción la palanca que pretendemos realizar sobre la extremidad, la reacción del terreno sobre las extensiones es vital para lograr el efecto perseguido.

Al sexto día de tratamiento se realizó una valoración por parte del equipo observándose un notable cambio de ángulo en las desviaciones que presentaba, tanto en las extremidades anteriores como en la posterior derecha, así como una mejoría en el movimiento de rotación que realizaba con esta última.

Dos días más tarde se le dio de alta, recomendando que en el plazo de 3-4 días se le retiraran las extensiones y se procediera al aplomado regular y periódico, por parte de su herrador.

CASO 8 antes manos
CASO 8 despues manos
CASO 8 antes pies
CASO 8 despues pies

Normalmente las deformidades angulares que revisten importancia suelen tener un buen pronóstico cuando cuentan con un diagnóstico rápido en los primeros días y existe una actuación correcta sobre el aplomado. Para ello será necesario formar un equipo en el que el veterinario y el herrador haciendo uso de los materiales más eficaces, conjuguen las posibilidades fisiológicas a las que se enfrentan con la acertada respuesta al aplomado, contando a su vez con la colaboración y atención necesaria por parte del propietario, de este modo abarcando todos los aspectos del caso, se podrá optar a lograr un buen resultado.