7-Retracción del Tendón Flexor Profundo

Retracción del Tendón Flexor Profundo

caso7.1

Este caso trata de una retracción del Tendón Flexor Profundo (TFP) en las extremidades anteriores; como se puede observar el menudillo se encuentra en un ángulo más o menos normal para la edad del potro, pero el ángulo de la cara dorsal del casco es demasiado recto (topino) e incluso el casco de la extremidad anterior derecha está por detrás de la vertical.

 

caso7.2

Este tipo de deformidad flexural que a simple vista puede no parecer importante, presenta sobre todo en la extremidad anterior derecha, un grave riesgo de retracción por el ángulo tan acusado que posee, ya que se produce el desgaste irregular sólo de la lumbre del casco, aumentando cada vez más la retracción y provocando en poco tiempo lesiones en al cápsula articular de los extremos proximal de la tercera falange (tejuelo) y distal de la segunda falange o falange intermedia (corona), formando lo que vulgarmente llamamos sobremano, dando lugar a remodelaciones óseas irreversibles que condicionarán el rendimiento y salud del animal.

caso7.3

Otro de los riesgos que supone este aplomo recto y diferenciado de las extremidades anteriores es que predispone de una forma muy decisiva al defecto de pies desiguales, eligiendo el potro la extremidad más topina para retrasarla y apoyar menos tiempo, bien acentuando el síndrome de “grass foot” (casco de hierba) al pastar o simplemente mostrándose más cómodo en la mano con menos talón, lo que lleva a una diferencia cada vez más marcada con su desarrollo y riesgo de lesiones posteriores o limitación de su rendimiento deportivo.

Como en casos anteriores procederemos a colocar extensiones dorsales fabricando unos zapatos a medida con pvc que fijaremos con acrílico, éstos están provistos de una pequeña lengüeta flexible para que la palanca sea progresiva; esta extensión dorsal será más amplia en la extremidad más afectada.

caso7.4

 

caso7.5

Como en otros caso dejaremos un par de días al potro en reposo en el box para pasar a realizar a partir del segundo día, un ejercicio moderado de paseo de 15 minutos dos veces al día, que ayude a que las estructuras músculo-tendinosas y ligamentosas se readapten a la nueva alineación del eje podofalángico; en este caso y al observar el segundo día que los talones apoyaban firmemente en el suelo, se procedió a eliminar con la tenaza la extensión dorsal de los zapatos en ambas manos, dejando que éstos ejercieran palanca pero en menor grado.

caso7.6

Seis días más tarde, es decir el día ocho de tratamiento, se procedió a retirar los zapatos al potro y se observó que se había modificado el ángulo de las falanges, procediendo a rebajar ligeramente los talones con la escofina.

caso7.7

 

 

 

 

 

 

 

Una vez más, un defecto que podría tener graves consecuencias en un futuro o limitar las aptitudes y el rendimiento del animal, ha podido ser solucionado con un tratamiento adecuado y en sólo 8 días; sin duda la buena actuación a tiempo es en gran parte la gran responsable del éxito obtenido cuando se cuenta además con el resto de elementos necesarios, llamémoslo…. “El Equipo” (Propietario, Veterinario, Herrador).

caso7.8

En este caso, como en tantos otros, conté con la desinteresada e inestimable ayuda de gente sin la que no podría haber logrado los resultados obtenidos, gente que siempre estuvo dispuesta a colaborar y a vivirlo. Gracias a todos y especialmente en este caso a Luisa una magnifica ayudante.

caso7.9