2-Deformidades de los Tendones

Deformidades de los tendones

 

Introducción

He aquí el inicio de todo, sí, el primer escalón, donde se inicia la labor del herrador. El potro es sin duda el fruto de la ilusión y la esperanza por parte del criador o del que lo adquiere para que pueda desarrollarse y lograr colmadas sus aspiraciones. Sin embargo existen un montón de factores que pueden influir desde el punto de vista del herraje, el cuidado de sus pies, la vigilancia de su evolución, o la corrección de un posible defecto de aplomo trasmitido genéticamente o adquirido, que den al traste con lo esperado.

En este caso el problema se presenta en el mismo momento en que aparece en este mundo, inmediatamente después del parto ya tenemos el problema y depende de una rápida valoración y actuación en equipo del veterinario y el herrador, su futuro.

 

La retracción de los tendones flexores del dedo puede ser congénita o adquirida, pudiendo afectar en algunos casos al Tendón Flexor Profundo, en otros al Tendón Flexor Superficial, o incluso a ambos. A veces el grado de retracción es muy severo e incluso en los potros puede afectar al ligamento suspensor.

caso2.1

En cuanto a su etiología, las adquiridas pueden ser debidas a lesiones que normalmente serán unilaterales, por inactividad durante la lesión, vicios posturales a la hora de pastar (grass foot) , deficiencias en la nutrición por falta de aporte de vitaminas y elementos necesarios y en ocasiones posteriormente en el crecimiento por el abuso de dietas muy energéticas.

Pero sin duda el caso que nos ocupa está relacionado con las congénitas o hereditarias. Pudiera ser por deficiencias nutricionales de calcio, fósforo, vitamina A ó vitamina D durante la gestación. Otros señalan la posibilidad del trastorno por el padecimiento de la yegua de alguna enfermedad como influenza, y en tercer lugar una mala posición del feto dentro del útero cuando se trata de animales de gran tamaño al nacer y su posición dentro de la madre estaba comprometida.

Si el afectado es el tendón flexor superficial, se produce una desviación anterior del menudillo y, en cierto grado, también de la cuartilla. Cuando se trata del flexor digital profundo, los talones tienden a elevarse del suelo. Y si se acompaña de una retracción del ligamento suspensorio, podría llegar a pisar con la cara anterior del menudillo, ocasionando lesiones que afectarían a la capsula articular.

caso2.2

caso2.3

 

El caso que nos ocupa se trata de una potra que, cuando fui requerido por el veterinario, tenía dos días de edad y nada más llegar presentaba este aspecto. Apenas se mantenía en pie y había que sujetarla para que mamara de su madre, algo imprescindible en estos primeros días. Al intentar andar perdía el equilibrio y sus extremidades estaban sometidas a un estrés tremendo, siendo incapaz de mantenerse en pie, con el riesgo que supone la posibilidad de que aparezcan úlceras por decúbito o heridas en un momento tan frágil de defensas.

 

En este caso se apreció que la deformidad flexural afectaba a las dos extremidades anteriores, con retracción de ambos tendones, flexor digital superficial y el flexor digital profundo , ya que el eje de la pared dorsal del casco no es normal e imposibilita el apoyo de los talones, incluso podría estar afectado el ligamento suspensor del menudillo. Es menos frecuente que afecte a ambos, mientras que sí es frecuente, que el flexor superficial se contraiga sin compromiso del profundo.

Algunos autores recomiendan enyesar la extremidad para estabilizarla, y si no hay buen resultado se recomienda la cirugía. En una 1ª etapa se debe de realizar la desmotomia de la brida de los tendones que estén afectados, y si aún así persiste el problema se puede optar por la tenotomía de los tendones aunque el pronóstico no es muy favorable para su recuperación ni para su futuro.

caso2.4

 

 

 

 

 

 

caso2.6En esta ocasión optamos por fabricar una férula que se colocó sobre el miembro, abundantemente acolchado, ya que existe un grave riesgo, de no hacerlo así, de comprimir en exceso el vendaje y provocar heridas por presión, principalmente en la cara dorsal del menudillo y del rodete coronario en el casco, que serían fatales y decisivas para el proceso. La férula es una lámina de aluminio que consta de una superficie de apoyo dorsal y estabiliza la posición del menudillo. Esta base de apoyo permite al instante descansar a la potra y su equilibrio, como se observa, ha cambiado radicalmente, permitiéndole permanecer de pie; sólo necesita unos minutos para adaptarse a caminar con ellas y podrá mamar sin problemas. Es muy importante prestar atención a que no se afloje o desvíen las férulas.caso2.5

 

 

 

A los dos días de mantener el potro en el box, retiramos las férulas y observamos cómo una de las extremidades tiene estable la articulación metacarpofalángica con respecto a su anterior situación y el casco apoya sobre su borde anterior y el otro no, al andar lo hace apoyando la extremidad anterior derecha. Bajo la supervisión del veterinario dejamos unas horas sin vendaje y procedemos a colocarlo de nuevo con mucho cuidado de no excederse en la presión del vendaje y acolchar debidamente.

 

 

Dos días más tarde al retirar el vendaje, observamos que ya se mantienen las dos extremidades con la articulación estable y apoyo del casco, aunque el aplomo de ambas aún no es satisfactorio, necesitando avanzar en el ángulo del eje de sus falanges.

caso2.7

 

Podríamos estar tentados a rebajar los talones para lograr más palanca sobre el TFP pero sólo conseguiríamos forzar en exceso éste y relajar el TFS que también está comprometido. Recordemos que ambos trabajan de forma antagonista.

Hace un par de años, charlando con un colega americano, me  contaba  que empleaba ciertos “zapatos” trabajando con pvc. con estos creaba soportes con extensiones dorsales, mediales, laterales etc.  Como las Dallmer, Solo que te permitían fabricar en cada momento sin llevar stock y totalmente a medida lo que necesitaras  adaptándoselas  al potro según su tamaño y necesidades.

Yo empecé a trabajar con ellas además de las dallmer y en muchos casos las empleo con muy buen resultado, sólo hace falta un poco de bricolaje. Para ello colocamos los “zapatos” a medida con una extensión dorsal, unida al casco con “superfast” (de vettec.)

caso2.8

 

Lo que pretendía es poner algo más de palanca en el borde anterior del casco, en lumbres, pero con cierta flexibilidad que me permite la lengüeta para no ser demasiado rígida. A partir de aquí el trabajo de rehabilitación es fundamental; realizamos rehabilitación en el box con flexiones y estiramientos manualmente y procedimos a ejercitar su musculatura mediante paseos de 10 minutos 2-3 veces al día, intentando conseguir que las extremidades logren recuperar el eje adecuado.

Pasados 3-4 días recortamos con la tenaza de corte la lengüeta de delante a 1/3 para no forzar más y soltamos a la potra 15 minutos en libertad en terreno compacto no muy blando.

 

Posteriormente y durante una semana procedimos a soltarla en libertad dos veces al día durante 15 minutos, ya en una pista blanda; ésto ayudó bastante a recuperar su musculatura, que desde que nació apenas se había ejercitado y era parte imprescindible en su recuperación, no olvidemos que los tendones son el final de unos músculos que con su elasticidad, acortamiento o estiramiento van a modificar los ángulos de aplomo, y sin involucrar éstos no podemos devolver la normalidad a la extremidad.

Estamos en el día 14 del tratamiento y observamos que el ángulo del eje de las falanges ha cambiado por completo y que para un potro de 16 días y teniendo en cuenta su problema inicial es más que satisfactorio, por lo que procedimos a quitar los “zapatos” y dejar que el potro realice una actividad normal junto a su madre en libertad, observando periódicamente su evolución.

caso2.9

Durante los siguientes meses la potra realizó una vida normal en semi-libertad controlándose cada 4-6 semanas, sin que necesitara ninguna atención especial, tan sólo el aplomado normal como cualquier otro animal de la yeguada.

Durante el proceso del caso no se administró ningún tratamiento ya que su progresión no hizo que fuera necesario.

 

Este es el estado que presentaba la potra a los 10 meses de edad.

Conclusión: Las extensiones de diversos materiales unidas al casco con acrílicos, en muchos casos son una herramienta que permite obtener resultados muy satisfactorios en el tratamiento de las deformidades flexoras y angulares.

Su uso adecuado, como corrección, deberá ser utilizado tras un análisis clínico pormenorizado de cada caso, analizando la fisiología y el momento de crecimiento en que se encuentre el potro, lo que sin duda requerirá de la imprescindible y estrecha colaboración en equipo por parte del veterinario, herrador y propietario para su resultado satisfactorio

CASO2.10

 

Hay que destacar que con 18 meses en el 2007 obtuvo el 3º puesto en Morfología y 3º en Mejores movimientos en un concurso Morfológico de Pura Raza Española de ámbito nacional. Lo que fue una gran satisfacción para todos.