13-Falta de integridad de la pared del casco

FALTA DE INTEGRIDAD DE LA PARED DEL CASCO

CASO 13.1
CASO 13.2

     Como ya es sabido el casco es la cubierta córnea del extremo distal del dedo que protege un gran número de estructuras anatómicas, siendo capaz de amortiguar los impactos en el apoyo y soportar el peso del caballo. Exteriormente observaremos la  Pared, la Suela y la Ranilla,  la Pared es la protagonista de nuestro caso y esta presenta a su vez dos superficies y dos bordes.

Superficie externa, convexa de lado a lado que es la parte externa que podemos observar  y   Superficie interna  cóncava con unas 600 laminillas primarias desde el borde coronario al basal y que están cada una a su vez divididas en 100  o mas secundarias.

Borde coronario Es la  parte más proximal, llamado periople que se ensancha en talones 

Borde basal  es el que entra en contacto con el suelo, mas grueso en lumbres unido en todo su contorno a la palma a través de una sustancia cornea más blanda llamada línea alba.                           

CASO 13.3
CASO 13.4

El estuche córneo está formado por una materia llamada queratina que debe su estructura y su renovación a diferentes partes de la dermis del casco. La dermis es la capa inferior y contiene una red de vasos sanguíneos,  y nervios sensitivos principalmente. La Epidermis es la capa exterior donde se localiza la QUERATINA que es una proteína fibrosa estructural que se genera por células vivas en su parte más profunda y que migran formando el estrato de la muralla.

Sabemos  también que existen múltiples factores que intervienen en el buen estado del casco desde la alimentación para poder sintetizar las sustancias necesarias, el clima o ambiente en el que se desenvuelve ya que la humedad excesiva hace que la queratina pierda su rigidez mecánica y con ello su resistencia, la genética que marcara también dependiendo de la raza un comportamiento u otro del estuche corneo, la disciplina o exigencias deportivas, el manejo adecuado por el cuidador o propietario, y entre otros uno no menos importante que es el que nos atañe a nosotros los herradores y que es aplomado, recortado o herrado del casco.

CASO 13.5
CASO 13.6

En el caso que se presenta contamos con un individuo  que realiza una actividad  moderada y  en cuanto el casco crece lo más mínimo, su muralla no es lo estructuralmente  resistente que debería, para poder soportar la dinámica del casco, elasticidad, soporte, etc., y cada vez que se realiza el aplomado, el animal queda sensible por unos días.

Cuando nos encontramos  con este problema estructural del casco o en otros donde existe pérdida de la muralla por enfermedad de la línea blanca, traumatismos, cuartos etc,  sabemos que fijar una herradura tradicional de acero con clavos no deja de ser aun más traumático para la integridad de la muralla y que a veces se hace imposible, por lo que podemos optar por emplear otros recursos como son fijar con adhesivos especiales o acrílicos, diferentes herraduras que existen, de aluminio, goma, o mixtas que no debilitarán la tapa del casco, amortiguarán mejor y darán un conjunto más compacto, lógicamente serán mas o menos recomendables según la disciplina que realice el caballo.

CASO 13.7
CASO 13.8
CASO 13.9

Otra opción sería facilitar un entorno diferente, con suelos que ayudarán a intentar endurecer su casco y procurar su adaptación a este nuevo manejo, manteniéndolo descalzo. Por otro lado, podría alternarse el uso de botas durante un período de transición, para adaptarlo o cuando resulte necesario, por una actividad más intensa.

CASO 13.26

Pero el objeto de este caso es mostrar otra alternativa posible, y es que hoy en dia existen uretanos especificos para la reconstruccion de la muralla y que permiten añadir material formando parte de la estructura del casco, de hecho lo empleamos en extensiones para modificaciones ortopedicas en desviaciones angulares y flexurales en potros, o poder reequilibrar desajustes lateromediales en adultos, etc.

Éstos tienen el inconveniente que son muy caros aún y se necesita estar familiarizado con su aplicación, pero queremos mostrar cómo pueden ser una solución puntual para proteger el casco en situaciones críticas o pérdidas importantes de la estructura de la muralla por diferentes causas

Procedemos en este caso a escofinar y retirar con extremo cuidado las partes de la muralla muertas sin consistencia y lijar bien toda la superficie para poder llevar a cabo la tecnica.

CASO 13.10
CASO 13.11

Una vez preparadas las superficies procedemos a colocar  el material (Super Fast. Vettec) delimitando las zonas que deseamos añadir, el material endurece en unos minutos y colocamos una segunda capa en el perímetro del casco unido a la anterior.

CASO 13.12
CASO 13.13

Cuando el material esta compacto podemos labrar con la legra y trabajar el material simulando el contorno de una herradura.

CASO 13.14
CASO 13.15

Del mismo modo procedemos al acabado del perimetro exterior del casco en su parte mas distal.

CASO 13.16
CASO 13.17

Una vez acabado observamos como el material se une de una forma compacta y protege toda la zona de la muralla, este material es lo suficientemente resistente como para poder permitir la actividad del animal evitando la sensibilidad que normalmente padecía. Una vez que lo hacemos andar comprobamos como marcha de una forma comoda y fluida.

CASO 13.18
CASO 13.19

Este material además de servir de proteccion en este caso, nos permite escofinar y aplomar según nos convenga si fuera necesario, equilibrar de forma latero-medial, cambiar ángulo etc.

CASO 13.20
CASO 13.21

Transcurrido un mes observamos como el material se mantiene en perfectas condiciones, por lo que podemos mantenerlo el tiempo normal hasta proceder al siguiente aplomado.

CASO 13.22
CASO 13.23
CASO 13.24
CASO 13.25

Queda bastante patente, que los nuevos materiales de que disponemos nos ofrecen en muchos casos una solución a medida, que de otra forma como hace años, relegarían al animal a mantenerse confinado en un box y con problemas constantes sin poder realizar ningún tipo de actividad.

 

Reflexión:

Si se es profesional, siendo conocedores de nuestro trabajo, somos responsables del cuidado del casco y de la repercusión de éste en el animal en su conjunto; hemos de ser capaces de buscar y materializar en algunos casos, soluciones alternativas como son, además del uso de la herradura, los diferentes métodos que empleamos todos los días de aplomado o recorte según las necesidades del animal y el equilibrio entre uso del caballo y protección del casco.

Lo aprendido, la experienci, la mente abierta a los avances y nuevos recursos, la práctica y uso de los mismos, hacen que conjugándolos, sean los que crean el “Manual Personal” del BUEN HACER.