10-Herraje terapéutico. Herradura de soporte

Herraje Terapéutico. Herraje de Soporte.

Nos encontramos ante un ejemplo clarísimo de la necesidad de colaboración que existe entre veterinario y herrador, ya que sin un trabajo en equipo no hubiera sido posible lograr un resultado satisfactorio.

CASO 10.1
CASO 10.2

Nuestro paciente, en esta ocasión, ingresó de urgencia en el Hospital Clínico Veterinario de la Facultad de Veterinaria U.C.M. como consecuencia de un accidente en el que se produjo un corte en la extremidad posterior izquierda, situado bajo el menudillo en la cara plantar y en zona proximal de la primera falange o cuartilla; el corte afectó parcialmente al Tendón Flexor Profundo (TFP) y una porción lateral del Tendón Flexor Superficial (TFS).

 

 

Inmediatamente el cirujano responsable y el resto del equipo veterinario procedieron a suturar y reparar las estructuras dañadas; una vez finalizado el proceso se colocó una cuña mediante vendaje en la suela del casco en talones, dando así sustento a la parte posterior del pie con la intención de mantener sin tensión las estructuras flexoras afectadas; por último se fijó la extremidad con un sólido vendaje que mantuviera estable todo el conjunto.

Debido al tiempo que llevará la recuperación, no podemos mantener una cuña de vendaje, primero porque no es estable ni resistente y en segundo lugar cada vez que vayamos a sustituirlo para hacer la cura, corremos el riesgo de que se produzca el apoyo de la extremidad, dando al traste con la reparación realizada.

  • CASO 10.3
  • CASO 10.4
  • CASO 10.5

  • CASO 10.6
  • CASO 10.7
  • CASO 10.8

Al día siguiente cirujano y herrador, estudiamos la posibilidad de colocar un soporte fijo mediante una herradura, que ofreciera solidez y resistencia al apoyo de la extremidad, facilitando, como se pretendió con el vendaje anterior, la inmovilización de las estructuras afectadas hasta que la cicatrización de éstas sea capaz de nuevo de soportar el peso necesario.

Dos días más tarde se procedió a cambiar el vendaje inicial; una vez en quirófano bajo anestesia, se tomaron medidas y se fabricó en el remolque-taller la herradura.

Una vez establecidas las necesidades observadas por el cirujano, opté por la fabricación de un soporte con pletina de tetracero (15x6ml) atendiendo a tres premisas, en primer lugar la altura (indicada por el facultativo) que sería la necesaria para mantener relajado el TFP (línea roja); con esta altura en extensión vertical y teniendo en cuenta que los dos tendones afectados trabajan de forma antagonista, se produciría una flexión del menudillo hacia atrás aumentando la tensión del TFS, por lo que procedí a prolongar caudalmente el apoyo (línea verde) limitando la hiperextensión de éste; por último la base del soporte sería piramidal, de mayor superficie que la de la herradura y asimétrica con mayor extensión hacia lateral, para atender de mejor manera a la rama lateral del TFS afectada (línea azul).

  • CASO 10.9
  • CASO 10.10
  • CASO 10.11
  • CASO 10.12
  • CASO 10.13

  • CASO 10.14
  • CASO 10.15
  • CASO 10.16

Una vez colocada la herradura se realizó un vendaje para fijar la extremidad y evitar cualquier tipo de lesión durante la reanimación de la anestesia; posteriormente se comprobó que el soporte era adecuado y ofrecía una resistencia plena, además de resultar cómodo para poder caminar.

En un par de días se procedió a quitar el vendaje y sólo se aplicó una pequeña protección en la herida para las curas periódicas necesarias.

En el plazo de unas cuatro semanas se procederá a cambiar la herradura de soporte por otra con una altura y extensión caudal menor, para poder ir bajando progresivamente en sucesivos herrajes hasta poder llegar a un aplomado normal; todo dependerá de la evolución y de las recomendaciones que estime el veterinario encargado del caso.

CASO 10.17
CASO 10.18

Queda patente como en otros casos, que el resultado de la intervención y la recuperación del animal en determinadas lesiones, pasan por una necesaria colaboración entre veterinario y herrador. En este caso concretamente, el poder ofrecer este soporte a la extremidad, fue de gran importancia para el éxito del tratamiento.

Por último quiero agradecer al equipo veterinario y resto del personal del Hospital Clínico su colaboración en éste como en otros casos, y en especial al cirujano responsable del caso por su profesionalidad y buen hacer D. Ramón Herran Vilella.

CASO 10.19